No soy una Drama Mamá
familia navidad niños Sin categoría

¿Qué tiene la Navidad?

Cuando uno piensa en Navidad y en niños, le suelen venir a la mente términos como ilusión, diversión, alegría… Todo muy bonito y emocionante para padres y niños. Sin embargo, hay otra palabra más que añadir que, hasta ahora, no había experimentado en mis carnes: agitación. ¡Dios bendito! Alfonso en Nochebuena parecía haberse tomado algún tipo de estupefaciente estimulante. Venga reírse, venga saltar, venga correr y, sobre todo, venga parlotear, ¡menudo loro!

El que haya más niños, también hace que la agitación aumente. Se soltó tanto la melena que hizo su coreografía del villancico “El burrito sabanero”. Y a Rafa le entraban ataques de risa. ¡Era para verlos!

En la vida el crío se había acostado a las dos de la mañana; vamos, ni en la boda de mi hermano. Pero tengo que reconocer que, gracias a él, mis primos, tíos, padres, hermanos, marido y servidora nos reímos sin parar; ¡estuvo sembrado!

DSCN3651

Imposible hacerse una foto decente con ellos. Y era tanta la agitación de Alfonso, que creo que bebió de todos los vasos de agua que se encontró por el salón.

Y como en todo evento con niños que se precie, los padres andamos pelín estresados. Cenamos en casa de mis padres una veintena de personas, en plan buffet, y el pobre Rafa iba de un lado para otro mendigando comida, como si no se hubiera tomado un pedazo de biberón. Eso, y el peligro de tirar copas de vino, de subir las escaleras, de tirar de los manteles… Vamos, que a las diez y media le metí en la cuna porque yo ya estaba sudando la gota gorda 😉 Esa noche, los peques se quedaron en casa de mis padres.

El único momento de paz fue cuando se puso a mirar su nuevo libro de  Peppa Pig.

Y el día de Navidad, tuvimos comida en un restaurante de Oviedo con mi abuela, primos y tíos por parte de mi padre. Otras personas no reparan en ello, pero las madres sí; tuvimos una suerte enorme al no tener a nadie en las mesas de alrededor, además de un espacio super amplio donde los niños jugaron un montón. Y además, encontraron una cosa con la que se entretuvieron mucho.

Unas cortinillas que les tuvieron ensimismados durante buen rato. Y luego nosotros pensando cómo entretenerles.

 Hasta que pasó lo que tenía que pasar, que se cayeron. No vayáis a pensar que mis hijos están asilvestrados, hasta algún adulto con un poco de arte las hubiera tirado abajo. Y por supuesto, las arreglamos.

En fin, que son días para disfrutar y para dejar que los niños olviden un poco los horarios y la comida sana, como lo hacemos los mayores. Eso sí, ellos también tienen “resaca”; menudo humor se gastaba Alfonso el día de Navidad. Y el lunes nos toca hacer maletas para pasar la segunda parte de las fiestas en Zaragoza, ¡esto es un no parar! Seguiré informando. ¿Cómo van vuestras Navidades?

4 Comentarios

  • Reply
    Xana
    26 Diciembre, 2013 at 11:40 am

    Feliz Navidad, Carmen!! Ja ja ja, los niños son lo que no hay. Busqué la canción del burrito sabanero en You Tube y desde entonces no me la puedo quitar de la cabeza! Por cierto qué mesa tan bonita teníais preparada. Como último comentario decirte que es una pena que los que no tenemos Facebook no podamos participar en ningún sorteo, sé que es la norma en todos los blogs pero 🙁 Un besito!!

    • Reply
      nosoyunadramamama
      26 Diciembre, 2013 at 12:04 pm

      Gracias Xana!!!! el villancico del Burrito Sabanero es lo más, yo lo descubrí este año y ahora no paramos de escucharlo,jaja… Es verdad, damos por hecho que todos tenéis Facebook y algunos no tenéis cuenta, a ver si podemos hacer sorteos de otra forma. Gracias por tu comentario y felices fiestas!!!

  • Reply
    Gemma
    27 Diciembre, 2013 at 10:23 am

    Jejejeje, que gracia me ha hecho tu temor a que pensemos que los niños están asilvestrados. Pobres, bien buenos son que aguantar hasta las dos de la mañana cantando el burrito sabanero tiene mérito. Me alegra que lo pasaras tan bien, y mucha suerte. Besinos.

    • Reply
      nosoyunadramamama
      27 Diciembre, 2013 at 12:57 pm

      jajaja, es que mis hermanos eran muy gamberros…por eso mi preocupación 😉 Si, pobres, se portaron muy bien, uno durmiendo sin protestar x el ruido y el otro cantando.. Feliz Año Gemma!!

    Escribe aquí tu comentario

    Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido relacionado con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. ACEPTAR

    Aviso de cookies