No soy una Drama Mamá
Sin categoría Uncategorized

Comienza el cole

Hace apenas dos meses os contaba que Alfonso había finalizado una etapa al dejar atrás la guardería. Ayer comenzó otra fase que marcará su vida: la del colegio. A pesar de que es un período que seguramente todos recordaréis con cariño, el inicio no es fácil, lo que pasa que muchos ni lo recordaréis. Menos mal que el disgusto se pasa en cuestión de minutos.

Yo ayer contaba con el derramamiento de lágrimas al dejarle en la clase, como ya ocurrió en la guardería hace un año, pero lo que no imaginaba es que me iba a montar el numerito en casa. Primero, no quería ni ver el uniforme (eso nos pasaba a todos) así que venga a mover las piernas para que no pudiese ponerle el pantalón. Todo esto intentando no despertar a Rafa, lo cual no fue posible y eso supuso el consiguiente cabreo de esta servidora.

Llegamos al portón del colegio y era el único que estaba llorando, aunque varias madres me dijeron que en casa ya había habido enfados. Quizás hubiera sido mejor decirle que íbamos al parque; una nunca sabe cuándo es mejor engañarles.

Cuando entramos al cole y vio juguetes en el patio, cambió la cara. Mientras tanto, su padre trataba, en balde, de convencerle de lo bien que se lo iba a pasar allí. Digo en balde porque cuando entramos en la clase, donde el barullo de padres y niños era tremendo, vuelta a los lloros. Y ahí alguno más se animó a dar el cante. Otros entraron confundidos pero sin inmutarse, ni reír ni llorar. Le dejé un camión que encontré por allí y le dije que iba a buscar agua. Así lo dejé, ¡para qué alargar más el sufrimiento!

Cuando volví a recogerle tres horas después, su expresión era otra. Estaba más tranquilo y sonreía, pero se adivinaba cierto desconcierto en su cara. Para qué voy a engañaros, Alfonso puede ser el niño más sonriente, abierto y sociable del mundo, pero también es miedoso y un pelín trágico.

DSC_1841

Madres, no sufráis. Esto es algo por lo que tienen que pasar y yo creo que nadie tiene un trauma por ello. Van a comenzar una de las etapas de mayor aprendizaje de su vida y de allí saldrán amigos que les acompañarán siempre, ¿no os gustaría volver a vivir eso?

Por cierto, el otro día batimos récord de visitas, ¡más de mil en un día! Cada vez que pongo la palabra boda, esto se dispara. Pues el martes os espera un post muy nupcial, ¡mañana se casa mi hermano!

2 Comentarios

  • Reply
    Gemma
    13 septiembre, 2013 at 5:01 am

    ¡Alfonso ya no es un bebé, es un niño! Yo he vivido todas las situaciones que cuentas, mi hija entró llorando y salió tranquila, él entró tranquilo y salió llorando y tirando del uniforme porque tuvo que dejar el mandilón y eso fue un drama, y recuerdo a mi hermana, agarrada a los pelos de la profesora, llorando y con la cara llena de mocos y lágrimas y mi madre tirando de ella, todo el mundo lo recuerda, incluso alguna amiga que estaba alí.
    Y claro que me gustaría volver a vivirlo, que etapa más bonita. Felicidades a tu hermano, que todo salga bien y no solo mañana sino para siempre. Besinos.

    • Reply
      carmendegijon
      17 septiembre, 2013 at 9:39 am

      Hola Gemma!!! no te he podido responder hasta hoy por el jaleo de la boda..la verdad es que esto de empezar es un drama, Alfonso sigue negándose y ya es el cuarto día, espero que no le cueste muchos días más porque además acabo yo con un humor de perros…En fin, toca pasar por esto!!!! un besito y gracias

    Escribe aquí tu comentario

    Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido relacionado con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. ACEPTAR

    Aviso de cookies