No soy una Drama Mamá
Bienestar y belleza deporte running

Maternidad y deporte: siete momentos en los que sí puedes

Si algo me ha enseñado correr es que «querer es poder». Ojo, esto no quiere decir que todo en la vida se puede conseguir, no todo el mundo podrá ser Usain Bolt, no todo el mundo podrá hacer una maratón, no, no y no. No podemos ser o hacer cualquier cosa. Pero «querer sí es poder» cuando adquirimos un compromiso y nos esforzamos. Si dices que quieres empezar a correr, puedes. Comprométete con eso y esfuérzate, y ahí tendrás el resultado, puedes hacerlo. Que yo no tuviera tiempo para hacer deporte cuando no era madre y que de repente lo tuviese cuando lo era de familia numerosa es la prueba. Antes buscaba excusas y ahora busco las oportunidades para hacerlo. Cuando algo te gusta y te aporta, cuando sabes que es bueno para ti, cuando sabes que es necesario por salud mental y física, cuando entiendes que te vas a ver mejor, ¡vaya si encuentras tiempo!

Maternidad y deporte, ¿cuándo?

Y ahí está la más grande de las pegas que tenemos cuando somos madres: cuándo, de dónde sacar el tiempo. El día sigue teniendo 24 horas, como cuando no éramos madres, así que algo hay que hacer. La clave está en lo que dije antes: en querer. Por tanto, encuentras el tiempo, lo encuentras tú y no esperas que te sobren los minutos porque siempre habrá algo más apetecible que hacer que ponerte a dar brincos. Así que elige tu momento:

  1. Madrugar: esta es una de las opciones que existen, levantarse antes de que los niños lo hagan. Lo sé, esta es la menos atractiva pero sí es la opción que luego te va a hacer estar con mucha energía lo que resta del día. Tengo una amiga que lo hace, tiene tres niños y trabaja fuera de casa, y tan feliz.
  2. De noche: esta es mi opción preferida, salir a correr cuando los niños ya están organizados y en la cama o a punto de acostarse. Para muchas, es el momento en que ya nos hemos relajado porque no hay cosas pendientes que hacer. Quien dice correr, dice otra actividad. Por ejemplo, yo a veces voy a clases de fitboxing a las nueve y media de la noche.
  3. Del trabajo a casa o viceversa: mi madre lleva al trabajo su ropa de deporte y se cambia en la tienda para volver a casa. En serio, si vives en una ciudad mediana o trabajas a no muchos kilómetros, es una opción con la que no pierdes tiempo y te ahorras el transporte. 
  4. En el trabajo: si por contra, vives en una ciudad muy grande y tienes un trabajo en el que hay un rato largo a mediodía para comer pero no puedes ir y volver a casa, busca el gimnasio más cercano y ya sabes, aprovecha ese momento.
  5. Mientras los niños están en extraescolares: ¿llevas y recoges a los niños de sus actividades extraescolares o entrenamientos y tienes ese tiempo ahí de espera? No lo dudes ni un segundo, ponte la ropa de deporte y aprovecha esos minutos. Es una opción que no yo puedo porque es complicado que coincidan 4 niños en una actividad a la misma hora siempre pero veo a madres que con uno o dos hijos aprovechan ese momento y es perfecto.
  6. Fines de semana: a ver, es imposible que no puedas escaparte un rato los sábados o domingos. Ahí ya no hay excusa. ¿Apetecible un domingo por la tarde o por la mañana ir a correr o a clases de algo? Pues no, pero hay que querer. Es un rato, nada más.
  7. En casa: si en el peor de los casos no pudieras hacer nada de lo que antes menciono, que creo que es muy improbable salvo situaciones muy puntuales, puedes hacer deporte en casa con tu bebé o tus hijos. Hay aplicaciones, videojuegos y por supuesto, profesionales que os pueden enseñar una rutina de ejercicios.

Mirad, todas las situaciones que menciono requieren un esfuerzo y probablemente, en muchos casos, una buena organización. En mi caso, hay semanas  en las que mi marido se va de viaje por trabajo dos o tres días, ¿qué hago yo? Cambiar los días de entrenamiento. Yo no puedo por la tardes porque me encargo de los cuatro niños y, como os decía, es imposible que los cuatro tengan una actividad a la misma hora (partiendo de la base de que Aurora está conmigo casi 24 horas al día), de manera que mi momento es ya de noche.

No hay que hacer deporte a diario, empezad un día a la semana. No caigáis en ese pensamiento de que un solo día a la semana es poco y no merece la pena. Uno es mejor que ninguno. Y si ese uno os sienta bien, conseguiréis encontrar la forma de entrenar más días. Y por supuesto, nuestras parejas también tienen que implicarse a veces. Cuando alguien me escribe y me dice que no puede delegar un rato en su pareja, me da mucha rabia. Tener tiempo para vosotras no es egoísta, cuidarnos a nosotras mismas es casi una obligación. Maternidad y deporte parecen una difícil combinación y, sin embargo, es muy necesaria.

9 Comentarios

  • Reply
    Mamá Puede
    15 enero, 2020 at 9:33 am

    Totalmente! Hay que buscar huecos y si quieres puedes, porque sin darnos cuenta “perdemos” mucho tiempo.

    Yo hubo un tiempo que pude aprovechar las extraescolares porque me coincidían los dos, ahora ya no, pero busco ratos los fines de semana o me levanto antes para poder ir algún rato por la mañana.

    Se trata de proponértelo y buscar tiempo

    • Reply
      nosoyunadramamama
      15 enero, 2020 at 10:47 am

      Sobre todo que al final, como dices, es una cuestión de buscar el momento, porque sobrar, no sobra el tiempo pero aprovecharlo sí se puede si uno se conciencia!!!

  • Reply
    Planeando ser padres
    15 enero, 2020 at 10:54 am

    Cuesta muchísimo encontrar los huecos pero es cierto que al menos en casa algo se puede hacer. Al final, yo he optado por ir por lo menos andando a cualquier sitio por lejos que esté, y oye, al menos 6 kilómetros diarias de caminatas me echo al cuerpo. Y sí, los fines de semana son otra opción perfecta. Yo aspiro a madrugar cuando el niño no se salga de la cama al mismo tiempo que yo, y también a encontrar esa extraescolar que me los una en un mismo horario al menos un día a la semana.

    • Reply
      nosoyunadramamama
      15 enero, 2020 at 11:37 am

      Pues ese es un gran cambio!!! de moverse poco a ir andando lo máximo posible, ¡vaya sí se nota!

  • Reply
    Eva
    15 enero, 2020 at 6:23 pm

    Yo salgo a correr cuando puedo, sin horarios ni días determinados. Y en casa hago ejercicios de fuerza con la APP gratuita de Adidas (aunque hay muchísimas). Puedes hacerte tu programa de entrenamiento según el tiempo que le quieres dedicar, elegir qué zonas del cuerpo te interesa trabajar, hacer solo estiramientos o elegir entrenamientos sueltos. Yo conecto el móvil a la tele y tengo la monitor en grande en el salón de mi casa 😂 Hace falta mucha fuerza de voluntad, pero es la única forma de estar en forma cuando no puedes comprometerte a un horario fijo de clases o entrenamientos. Pero me sienta tan bien, que busco hueco ¡donde no lo hay!

  • Reply
    Vanessa
    15 enero, 2020 at 9:51 pm

    Hola! Pues yo soy de las de madrugar. Me levanto a las 5am y salgo a entrenar: unos días ruedo, otros hago cambios de ritmo o series, y a las 6:25 estoy entrando por casa haciendo el relevo con mi marido que se va a trabajar. Pongo la casa en orden hasta las ocho que se levanta Eloi, y luego él a la guardería y yo a mi colegio o a la consulta, depende del día. Tiempo hay, pereza también, pero es uno de los mejores momentos del día! Y luego la serotonina va a tope!

  • Reply
    Irene
    16 enero, 2020 at 10:59 am

    Siempre hay un huequito!
    Y si el hueco es pequeño, aprovechar las pequeñas actividades del día a día, subir escaleras, ir a la compra andando…
    Yo suelo aprovechar las extraescolares para correr. Donde sean, busco un camino, carretera, parque… Cuando por lo que sea no puedo correr, tengo una bici de spinning en un rincón de casa que uso a menudo (en serio, no es una percha jajajaja). Me pongo un sesión de spinning en el ordenador y a dar pedales!!
    El caso es moverse!!

  • Reply
    Isabel
    16 enero, 2020 at 11:26 am

    Yo aprovecho a nadar mientras los dos mayores están en natación y mi marido se queda con el pequeño. A veces, con el buen tiempo, salgo a correr/andar cuando ya están acostados. Es cierto que no es fácil encontrar huecos para hacer deporte en el día y que querer es poder, pero a veces, aunque quiero no puedo con mi vida.

  • Reply
    Blueplanet
    5 febrero, 2020 at 12:59 pm

    Es complicado a veces poder compaginar actividad física con la maternidad, pero aun así se tiene que sacar ese espacio para movernos y tener tiempo para nosotros.

  • Escribe aquí tu comentario

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de 1and1, con domicilio en Avenida de La Vega, 1 – Edificio Veganova (Edif.3 planta 5º puerta C) 28108, Alcobendas (Madrid) España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@nosoyunadramamama.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies en la parte baja de nuestro blog.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies