No soy una Drama Mamá
Maternidad y embarazo

Qué trae un bebé arco iris

Lo primero, y aunque creo que ya casi todas sabréis qué es lo que conocemos como bebé arco iris, sí que me gustaría resumir que esa denominación se explica de la siguiente manera: «el bebé arco iris es aquel que nace tras una pérdida anterior. Un arco iris aparece cuando comienza a salir el sol durante o tras la tormenta. Se acepta que esa tempestad existió y, por tanto, que la familia puede seguir lidiando con el dolor de la pérdida pero con una luz que ha aparecido que trae color y esperanza».

Quienes me seguís cada día por Instagram sabéis cómo estoy viviendo la maternidad con Aurora. Es verdad que no difiere tanto de las anteriores, en el sentido de que estoy igual de pletórica y feliz porque disfruto muchísimo de la etapa «bebé», soy una adicta total y a los cuatro me los he llevado conmigo a todas partes hasta que empezaron la guardería con casi dos años. Todo hay que decirlo, mi trabajo como presentadora en la tv cuando tuve a Alfonso me lo permitía; el estar en el paro (aunque seguí formándome) me permitió cuidar de Rafa y que el blog se profesionalizase y pudiese trabajar desde casa me permitió estar con Gabriel y ahora con Aurora. Pero al lío, que las que me decís que se me ve ahora radiante de alegría, os diría que igual que las veces anteriores. Pero en esta ocasión, valoro cosas que antes no valoraba porque las daba por sentadas.

bebé arco iris

Qué trae un bebé arco iris

1.Paz: Encuentras paz porque los embarazos tras una pérdida perinatal son muy duros psicológicamente. Y cuando tienes a tu bebé sano y salvo en tus brazos y ves que todo va bien, respiras. ¡Y de qué manera!

2.Alegría por dos: sabéis que un hijo no sustituye nunca a otro. Y que la llegada de un bebé siempre es una alegría inmensa. Pero cuando has lidiado con el dolor, cuando has vivido una experiencia de pérdida y has caído tan abajo… cuando subes, subes a lo grande. Así que la alegría se dispara porque sabes que eso que estás viviendo no siempre es así y vale oro. De alguna manera, sientes que estos bebés traen un poquito del que se fue antes de tiempo.

3.Miedos: cuando te has dado de bruces con una realidad dura, pierdes de alguna manera la inocencia y a veces piensas cosas negativas. A mí, que jamás se me pasó por la cabeza con los niños que algo malo pudiera pasarles, me está pasando ahora. No es constante porque tengo tendencia a pensar que todo tiene que salir bien siempre, pero de vez en cuando me entra alguna neura y me tengo que decir a mí misma «no te emparanoies».

4.Reconciliación: Cuando nació Aurora y os conté en este post cómo fue el parto, me referí a ese instante como el de reconciliación con la vida. Y es así, de repente, sientes que perdonas a Dios, a la vida, al karma… el haberte arrebatado a tu bebé. De repente ya no estás tan cabreada con la vida porque te trae de nuevo felicidad.

5.Sanación: y esta para mí es la palabra que lo resume todo. Sí, el bebé arco iris te cura. La cicatriz de lo que viví está ahí, no quiero además que desaparezca, quiero que siga ahí y me recuerde que tengo una hija en el cielo. Pero la herida cierra y deja de sangrar cuando llega un bebé arco iris. Y a mí, Aurora me ha devuelto la vida y me ha devuelto a la vida.

Hubo un tiempo en que yo creí que nunca volvería a ser igual de feliz que había sido hasta el 3 de agosto de 2017. Estaba convencida de que jamás recuperaría la sonrisa, que ya iba a quedar tocada de por vida. Me equivoqué. Soy muy feliz ahora. Y valoro más que nunca que mis hijos estén sanos. No olvido, no quiero, alguna vez todavía lloro y sé el tiempo que tendría Carmen. Pero también sé que el «ahora» es lo que importa, que tengo una niña preciosa en brazos cada día y que tiene la sonrisa más bonita del mundo. Sé que nada tuvo sentido entonces y que ahora todo tiene sentido. Sé que estoy en paz. Mi segunda hija, más que un arco iris, es lo que su propio nombre significa. Aurora: Claridad y luz sonrosada que precede inmediatamente a la salida del Sol.

16 Comentarios

  • Reply
    Fuencisla vesteiro cabanas
    15 mayo, 2019 at 9:10 am

    Espectacular carmen, que maravilla de relato, que bien defines como sucedió todo y cómo lo vives ahora. Yo que viví una situación muy traumática con 16 años, (a mi padre lo mataron en un atentado de ETA), sé perfectamente que si uno quiere, todo se logra en la vida, y se recupera la felicidad claro que si, porque la vida es maravillosa y hay que seguir adelante y disfrutar de todo lo bueno, y tú tienes cuatro hijos maravillosos que te van a hacen súper feliz, aunque tú parcela de carmen la tengas reservada para ella, y tiene que ser así, un besazo enorme.

    • Reply
      Sara
      15 mayo, 2019 at 5:48 pm

      El 21 de diciembre nació mi bebé arcoíris y aunque todos los días un instante me acuerdo de mi bebé estrella Sergio, tengo que decir que ahora siento calma en el alma.
      Que el día que nació es como si un poquito de su hermano viniese con el, que cada beso que Le doy es un poco para mi bebé del cielo y lo que si me siento es mejor madre o más madre es algo extraño. Gracias Carmen por tu post, un beso enorme.

  • Reply
    Alicia
    15 mayo, 2019 at 10:07 am

    Hola. Mi niña que ha nacido este febrero también es una niña arco iris y me ha dado la alegría y la fuerza que perdí cuando murió mi otro bebé niña hace 3 años. Gracias por explicar también cómo nos sentimos los que hemos pasado por este duelo y ayudar a otras mujeres a pasar por esta situación. Un abrazo. Alicia

  • Reply
    Fatima
    15 mayo, 2019 at 10:35 am

    Que bonito Carmen!!…pero que duro es cuando esta semana gusto un año perdí a mi bebe y sigo sin ver la luz después del túnel. Me ha emocionado este post, al igual que tantas cosas que publicas y estoy deseosa de poder sentir lo mismo. Con ganas de, como bien dices, reconciliarme con la vida y vivir, porque hace un año que no soy yo y la esperanza se va consumiendo poco a poco.
    Un fuerte abrazo y disfruta del regalo tan grande que es tener una familia tan preciosa como tienes.

  • Reply
    Vanessa
    15 mayo, 2019 at 10:39 am

    Jops Carmen… Otra vez nudo en la garganta. Pero que bien te explicas. Entiendo lo que estás viviendo. Disfruta a tope de tu Aurora y de tus hombretones. La vida al final, es eso, vivir los momentos que nos depara… Y ahora tocan los Super Buenos Momentos!!! Un abrazo grande!

  • Reply
    Tania
    15 mayo, 2019 at 11:21 am

    Precioso post, desconocía el término y es muy acertado. Yo después de mucho tiempo de querer volver a ser mamá tuve dos pérdidas y cuando ya no me lo esperaba volví a quedar embarazada, no lo conté más que a mi familia más cercana y durante mucho tiempo no quería decirlo en voz alta por miedo y cuando por fin la tuve entre mis brazos sentí alivio y, como dices también, volví a la vida.

  • Reply
    maria robledo
    15 mayo, 2019 at 11:50 am

    Gracias por escribir esta realidad que es la tuya, y la de muchas mamás como tú que sufrimos la pérdida de nuestros bebés estrellas. Yo aún no consigo ver esa luz habiendo pasado apenas 4 meses desde su marcha…. pero leyéndote me da esperanza e ilusión por reencontrarme con la vida en un futuro no muy lejano y encontrar la sanación . Gracias por dar visibilidad a la muerte perinatal y poner alma en cada una de tus palabras.

  • Reply
    Merche
    15 mayo, 2019 at 1:06 pm

    Te sigo, hemos hablado alguna vez sobre esto, yo también viví una pérdida gestacional. Como ya te he dicho alguna vez, transmites luz al final del túnel… Gracias una vez más por poner palabras a los sentimientos y emociones. ❤ Disfruta de tu preciosa familia, te lo mereces.

  • Reply
    Cris
    15 mayo, 2019 at 1:43 pm

    Muchas gracias por poner palabras a todos estos sentimientos. Tal cual. Mi historia se parece a la tuya: dos niños, bebe prematura que murió y mi princesa arco iris. Me devolvió a la vida. Ahora tiene dos añitos, y de verdad creo que ella sabe lo importante que es en nuestra vida, tanto para mi como para sus hermanos y su papá.

    Y por cierto, sus hermanos la adoran, pero es verdad que el mayor tiene una especial sensibilidad con ella.

    Muchas gracias de todo corazón

  • Reply
    Ana María
    15 mayo, 2019 at 1:46 pm

    Hola Carmen!!! Que bonito el mensaje de vida transmites, viví tu embarazo con intensidad y preocupación, lloré de emoción cuando nació Aurora y me alegra enormemente veros tan felices. Un abrazo enorme. Es increíble los lazos afectivos que unen a personas que no se conocen😍

  • Reply
    Sthephany
    15 mayo, 2019 at 2:04 pm

    Que palabras tan reparadoras para mamis que estamos entre el cielo y la tierra ❤️🙏🏻

  • Reply
    Belén
    15 mayo, 2019 at 2:53 pm

    Sanación y reconciliación, el respirar tranquila al finalizar el parto no había aire en la habitación para todo lo que solté allí (yo) . Totalmente cierto. Me encanta cómo escribes y lo auténtica que eres.

  • Reply
    Fani
    15 mayo, 2019 at 3:30 pm

    Que precioso post, emociona leerte. Espero algún día encontrar la paz tras perder a mi niña hace muy poco, ya que yo no tengo la posibilidad de tener más bebés. Hoy en día solo mi hija mayor me da algo de esperanza… Un beso y gracias por dar visibilidad aún tema que sigue siendo aún tan tabú.

  • Reply
    No sin mis patucos
    15 mayo, 2019 at 5:25 pm

    Cuanto me alegro Carmen de verte tan feliz. Recuerdo perfectamente que después de aquel 3 de agosto el dolor se veía en tu cara, tu eterna sonrisa desapareció y además tu cara reflejaba tu gran dolor. Pero ahora gracias a Aurora has recuperado la sonrisa.
    Un abrazo fuerte.

  • Reply
    MARIA
    17 mayo, 2019 at 11:35 am

    Carmen,
    Nunca fui consciente de que tenía un bebé arco iris. Cuando mi hija tenía un año, me quedé embarazada. Mi ilusión era que tuviera un hermanito. No quería que se quedara sola. Por desgracia al bebé le diagnosticaron síndrome de down y ni mi marido ni yo fuimos capaces de asumirlo y de dejarle a su hermana esa carga cuando nosotros no estuviéramos. Interrumpimos el embarazo y eso significó para mi romperme. Un dolor tan grande. Ese 5 marzo quedó grabado para siempre en mi memoria. En mi alma. Es septiembre me quedé de nuevo embarazada. Y tuve un aborto espontáneo. Pero yo seguía con mi empeño. Con todo en contra, pero esperanzada de que allí en el firmamento había una estrella para mí. Y con 43 años y de forma natural me volví a quedar embarazada, Mi niño nació cuando ya tenía los 44 recién cumplidos. Sano y perfecto .Acaba de cumplir los cinco años. Y estoy inmensamente agradecida a Dios por este regalo. El dolor por la pérdida no se me ha ida del todo, pero estoy tan agradecida y contenta con mis niños. que todo se olvida. Mi niña y mi niño arco iris. No se me olvidará jamás. La vida si que da segundas oportunidades.

  • Reply
    Diana Vera
    17 mayo, 2019 at 4:07 pm

    Buen día, leo este post con mi bebé arcoiris pegado a la teta y comprendo totalmente cada uno de esos sentimientos. Al mirar a Benjamín siento calma y aunque cada día llevo a Abigail en mi corazón y mente, el tener a este bebé me permite seguir con fuerza. Muchas gracias por visibilizar esta situación.

  • Escribe aquí tu comentario

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de 1and1, con domicilio en Avenida de La Vega, 1 – Edificio Veganova (Edif.3 planta 5º puerta C) 28108, Alcobendas (Madrid) España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@nosoyunadramamama.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies en la parte baja de nuestro blog.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies