No soy una Drama Mamá
Maternidad y embarazo salud

Jarabe natural para tos y congestión, sin gluten y sin lactosa

Creo que es la primera vez que recomiendo en el blog un jarabe, no medicamento, que quede claro. Lo cierto es que, en ese sentido, mis niños nos lo han puesto fácil; si alguna vez se ponen enfermos, que suele ser en pocas ocasiones, es más habitual que sea del estómago, en concreto el mayor. Además, hemos tenido la gran suerte de que no han tomado nunca antibióticos; estos niños son un poco como mis hermanos, chicarrones del norte. Que no será porque Rafa no tiene afición por meterse en charcos los días más fríos del año. O porque no pasen fresco en entrenamientos y partidos. Pero bueno, de lo que no nos libramos es de algunas toses ¡y que todo sea eso! Y más que nada, cuando les da es por la noche. Intento siempre, cuando eso pasa, que pongan la cabeza un poco más alta que el resto del cuerpo pero como se mueven tanto, dura más bien poco ese remedio.

Hace días me enviaron los jarabes para niños Phytobronc de Bio3 sin tener muy claro cuándo los podríamos probar. Conozco la marca, estuve tomando colágeno el año pasado, que corrí muchos kilómetros, así que ya tenía referencias y sus productos son naturales, hechos con plantas obtenidas de agricultura ecológica. No es un medicamento, para cualquiera de esas cosas ya están los médicos a quienes preguntar. En este caso, hablo de un jarabe balsámico natural a base de miel y plantas medicinales con Llantén, Grindelia y Helicriso; plantas, ricas en mucílagos y gomas con efectos antiinflamatorios, mucoadhesivos y protectores que calman la irritación, eliminan los mocos y protegen la mucosa.

Composición

Una de las cosas que he valorado mucho es que no tiene azúcar, sino que lleva miel ecológica para endulzar, de manera que es más fácil que los niños lo tomen. Y además, la miel refuerza también la acción del jarabe. A Gabriel, que se lo he dado un par de noches antes de acostarse porque tenía tos, le ha gustado mucho. A Rafa, que se lo ofrecí también un par de días, no le emocionó. Pero lo tomó, lo cual ya es mucho cuando se trata de niños. Además, se puede consumir en niños a partir de un año de edad, y para las que queráis saber sobre el tema de las alergias, no contiene ni gluten ni lactosa. Yo os lo recomiendo para casos como los de mis hijos, para cuando están congestionados o con tos. En caso de otros síntomas, ya sabéis que están los médicos. Y para adultos, también hay jarabe con sabor a eucalipto y anís, pero aún no he tenido que probarlo. Y que sea así 😉

3 Comentarios

  • Reply
    Carolina mamá ríe
    23 noviembre, 2017 at 9:28 am

    Nosotros el año pasado probamos uno similar, a mi los jarabes para la tos no me gustan nada, pero encontramos también uno totalmente natural y sin azúcar que la verdad fue bastante bien las dos cucharadas (no más) que tomó. Por aquí mi rubio es más de mocos jejejej

  • Reply
    miren | deLunaresyLunas
    23 noviembre, 2017 at 2:44 pm

    pues mira, con las toses que estoy oyendo últimamente cuando voy a recogerla, tomo nota por si me toca probarlo en breve… 🙂

  • Reply
    Almudena
    4 diciembre, 2017 at 9:09 pm

    Tomo nota yo también!

  • Escribe aquí tu comentario

    Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido relacionado con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. ACEPTAR

    Aviso de cookies