No soy una Drama Mamá
Maternidad y embarazo

Mi hijo se despierta durante la noche con dolor en las piernas, ¿qué le pasa?

La primera vez que ocurre, te extraña pero le quitas importancia. Tu hijo se despierta por la noche con unos dolores en una o las dos piernas y no sabes porqué le pasa, no tiene golpes ni hay ninguna zona hinchada. A Alfonso le sucedió por primera vez con 4 años; me llamó desde su cama y lloraba por unos dolores en la pierna, justo en la parte de detrás de la rodilla. Me quedé con él hasta que el dolor desapareció y volvió a dormirse. Cuando se despertó, ni rastro de las molestias. Al no volver a pasar, te olvidas del tema, pero cuando sucede por segunda vez, es cuando realmente te asustas porque, al menos en el caso de Alfonso, estaba pasándolo realmente mal. Le cambié de postura, le moví las piernas y notó algo de alivio pero no había mucho más que se pudiera hacer.

Tras el segundo episodio, lo consulté con la pediatra ya oliéndome de qué se trataba. Yo misma recordé entonces que, cuando era niña, algunas veces me dolía la parte de detrás de las rodillas. Y efectivamente, es lo que se conoce como “dolores de crecimiento”. Desde entonces, de eso hace más de dos años, le pasa de vez en cuando, en alguna ocasión puede sucederle durante varias noches consecutivas. La semana pasada, sin ir más lejos, se despertó de madrugada y se metió otra vez llorando en nuestra cama. Y nuevamente, al despertarse, ni rastro de cualquier molestia.

Cómo saber que son dolores de crecimiento

Pues es curioso, aparte de que es un dolor que suele aparecer por la noche y desaparece tras el descanso nocturno, otra forma de saber que se trata de los famosos dolores de crecimiento es que, si masajeas, estiras o tocas la pierna del niño, siente algo de alivio cuando, por contra, si se tratase de algo preocupante o de un golpe, lo normal es que no se dejasen tocar. Ya sabéis cómo son los niños: cuando tienen cualquier golpe, dolor o herida no dejan ni que te acerques ya que el movimiento o el contacto haría aumentar el dolor. Así que, si sospechas que se trata de estos dolores, lo mejor que puedes hacer es masajear las piernas, estirarlas y poner sobre ellas algo de calor. Y esperar a que pase.

20150915_001849

No todos los niños tienen dolores de crecimiento. Por ejemplo, con Rafa no nos ha pasado nunca. En nuestro caso, se cumple perfectamente el hecho de que se da en niños especialmente activos, con una actividad física importante. La diferencia entre mis hijos mayores en ese sentido es brutal, de uno que no para, que se levanta varias veces durante las comidas, que juega al fútbol hasta con un dado, a otro que, si puede, está sentado, lleva un ritmo vital que no le dará un infarto 😉 y nunca tiene prisa por nada.

Por qué duele y a qué edad sucede

Buscando y leyendo información al respecto, la explicación que se da estos dolores es muy sencilla: al crecer lo huesos, se estiran músculos, vasos sanguíneos y nervios. Lo lógico es pensar que esto debería suceder en todo el cuerpo pero es en las extremidades donde ocurre, sobre todo en las piernas, porque allí están los hueso más largos. Los dolores suelen aparecer en la parte delantera de los muslos (a Alfonso le ha pasado en alguna ocasión) en las pantorrillas o, como os comentaba al principio (y que yo recuerdo de niña), por detrás de las rodillas. No son dolores que se den en las articulaciones. Los llamados dolores de crecimiento suelen darse en torno a un 25-40% de los niños entre los 3 y 12 años.

 

20 Comentarios

  • Reply
    mamapuede
    9 enero, 2017 at 7:50 am

    Tiene lógica pensar que al crecer los huesos duelan un poco las piernas pero lo cierto es que no lo había oído.

    Está bien saberlo por si acaso

    • Reply
      nosoyunadramamama
      9 enero, 2017 at 10:17 am

      En realidad, los llaman así porque son dolores que no pueden asociar a otra cosa que no sea el crecimiento aunque tampoco pueden demostrar que lo sea, puesto que hay niños a los que no les duele..vamos, que es un mezcla entre crecimiento y actividad física intensa.. Está bien saberlo para no asustarse!

  • Reply
    marigem
    9 enero, 2017 at 8:41 am

    Hola, lo primer, feliz año.
    A nosotros nos pasó con mi hija, fue hace añísimos, ella tenía 4 y es tal cual lo describes.
    Yo tuve mala suerte y fue de finde, lloraba tanto que la llevé a urgencias y no le vieron nada, pero no me dijeron nada de dolores de crecimiento, insinuaron que era fingido, que tal vez eran celos del hermano y quería llamar la atención, me preguntaron si la habíamos regañado…total, que pedí cita con un traumatólogo particular muy conocido para un par de días después y él me dijo que seguramente eran dolores de crecimiento, por eso en una radiografía no se ve nada, que no hay motivo de alarma, es bastante frecuente y que en nada desaparecerían.
    Y así fue, los masajitos como los que dices alivian, y un bañito caliente, esas cosas. El médico alucinó cuando le conté lo de urgencias, dijo que deberían haber pensado eso lo primero al ver que no había golpes ni lesiones ni nada.
    Mi hijo en cambio(y mira que era inquieto) jamás tuvo un dolor.
    Besos.

    • Reply
      nosoyunadramamama
      9 enero, 2017 at 10:23 am

      Feliz año, guapa! Lo “bueno” de estos dolores es que es fácil reconocerlos, porque cuando se trata de algo grave, el dolor no desaparece y el movimiento o tocarles no les ayuda sino que les molesta… Pero claro, si no lo sabes, te asustas! más si encima lloran! la verdad es que vaya diagnóstico en urgencias, a veces no tienen dos dedos de frente!!!
      un besin

  • Reply
    mamirecientecuenta
    9 enero, 2017 at 9:24 am

    Vaya… yo me hubiera asustado, seguro! Está bien tener esta información, para estar prevenidas, por si aparecen.
    Saludos

    • Reply
      nosoyunadramamama
      9 enero, 2017 at 10:24 am

      sí, sí, es lógico asustarse!! así que viene bien saberlo por si te pasa, porque realmente verles llorar, en algunos casos, te hace pensar en algo grave… Un beso

  • Reply
    Una mamá muy feliz
    9 enero, 2017 at 9:43 am

    Yo siempre había oído esto mismo que tu comentas, mi madre siempre lo decía. Pero lo cierto es que justo en la última revisión se lo comenté a las pediatras de mi rubio porque se quejaba de que tenía las piernas cansadas y le dolían y ambas coincidieron que era un mito, que el crecimiento no duele, que si doliera sería algo más continuo a lo largo de la primera parte de la vida y que en general los niños solo se quejan a estas edades, entre los 3-6 años. Que más que nada se debe a cansancio de verdad, empiezan a tener más actividad y pueden tener agujetas y es justo la edad en que ya han aprendido a saber quejarse si algo le duele.

    • Reply
      nosoyunadramamama
      9 enero, 2017 at 10:28 am

      Bueno, en realidad “dolores de crecimiento” es un término médico aceptado, no es un mito como tal porque realmente no han encontrado ninguna otra causa que lo asocie a ninguna patología pero es verdad que, como no les pasa a todos los niños, se asocia al crecimiento junto con otros factores (la actividad física intensa que comentaba)… Y bueno, lo de la edad que comentas, yo los recuerdo con 14-15 años, aunque en mi caso a mí no me dolían tanto como para llorar, porque cambiar la posición me aliviaba la molestia… Es como algunas molestias que se dan durante el embarazo, que aunque las tengan solo un porcentaje, se asocia a la gestación, aunque la gestación no necesariamente conlleve esa molestia…

      • Reply
        Una mamá muy feliz
        9 enero, 2017 at 10:33 am

        Exacto, tal y como dices el término es aceptado simplemente por hacer referencia a las personas que lo padecen, los niños y por estar en esa etapa, pero según la AEPED se desconoce la causa y no hay evidencia científica de ello. A eso es a lo que me refería.

  • Reply
    Sonia
    9 enero, 2017 at 9:48 am

    Hola, yo sí lo había odio. De hecho mi abuela solía decir eso son “crecederas” asique cuando le pasó a mi hija hace poco no me asusté al ver que no tenía golpes. Eso sí si no hubiera vivido la experiencia anterior con mi abuela y nosotras de pequeñas me hubiera preocupado. Un abrazo guapa

    • Reply
      nosoyunadramamama
      9 enero, 2017 at 10:30 am

      claro, es que si no lo sabes, te asustas!!!! menos mal que a veces nos vienen a la cabeza cosas que pasaron en nuestra infancia! un besin

  • Reply
    modernillos
    9 enero, 2017 at 11:21 am

    A Paola le pasó justo hace un par de noches y pensé que le había dado una rampa!!! pobrecilla, como lloraba !!!!

  • Reply
    Planeando ser padres
    9 enero, 2017 at 11:29 am

    Mi bichilla se ha desvelado alguna vez de noche, pero nunca lo hemos achacado a esto porque claramente le hemos visto alguna picadura de mosquito, o un pedazo de cardenal esta misma semana, con lo cual pocas indagaciones más hemos tenido que hacer. Está bien conocer que esto puede pasar porque igual que con la salida de los dientes, hay niños que quizás ni lo noten y otros que sufren un calvario. La mía, de momento, parece resistente a todos los cambios.

  • Reply
    Shasha
    9 enero, 2017 at 3:21 pm

    Mi hija ya se ha despertado con estos dolores en varias ocasiones, en ningun momento le he dado mayor importancia porque tengo muy grabada en mi mente esos dolores cuando yo era pequeña. A ella lo que hago es enchufarla al consolador (teta) :p mientras le friego un poco las piernas hasta que vuelve a dormirse

  • Reply
    Laila
    9 enero, 2017 at 4:59 pm

    Sobre lo que se dice que “es un mito”, tengo la experiencia de mis sobrinas, que alrededor de los 9-10 años tenían dolores tan fuertes en la parte de atrás de las rodillas que les costaba bajar escaleras, incluso tuvieron que llevar muletas! Después de visitar muchos médicos y traumatólogos, se descartó cualquier lesión y el diagnóstico fue “dolores asociados al crecimiento”. Así que después de vivir esta experiencia, cuando mi hijo de 4 años se queja de que le duelen las piernas (normalmente por la noche antes de acostarse) no me asusto para nada… al ritmo que crece lo raro es que no le duelan más!

  • Reply
    No sin mis patucos
    10 enero, 2017 at 11:02 am

    A nosotros no nos ha pasado nunca. Si es verdad que a veces estando despiertos, se han quejado de dolor de piernas, pero se les pasa enseguida.
    Cuando he leido lo de dolor de piernas de Alfonso, lo primero que he pensado es en las posturas en las que duerme, jejejeje, lo raro es que no le duela nada mas.
    Un besote.

  • Reply
    Emprendedora de Pueblo
    10 enero, 2017 at 4:04 pm

    A mi peque le pasa, ahora ya hace una temporada que no, pero desde los 5 años hasta ahora muy de vez en cuando se despierta con algún dolor en las piernas sin ninguna causa aparente y tal y como le viene se van.

  • Reply
    Letras y Volteretas
    10 enero, 2017 at 6:11 pm

    Yo si los recuerdo buf me duraron un buen tiempo ya ni me acordaba pobres hacen tanto en tan pocos años…

  • Reply
    Maria
    11 enero, 2017 at 9:55 pm

    A Pepin (7 años y medio) le pasa desde los 3. El pediatra nos mando a hacer una radiografía para descartar otras cosas pero es eso claramente… da una pena tremenda! Se despierta en mitad de la noche a gritos. Pero ya sabe lo que es y por lo menos sabemos que se pasa

  • Reply
    Mamá Pata
    12 enero, 2017 at 11:10 am

    Yo recuerdo esos dolores perfectamente y recuerdo pasarlo mal. A mi en algún momento me dieron calcio para tomar, un liquido blanco un poco espeso que se tomaba a cucharadas, jeje!

    De mayor me sigue pasando algo similar pero que obviamente no es de crecimiento, jeje! Por las noches cuando me relajo en la cama siento la necesidad de mover las piernas. No me duelen pero tengo una sensación rara que me obliga a moverlas. Descartaron el síndrome de piernas inquietas y me dijeron que podría ser algo circulatorio, pero está claro!

    Y a mi mayor de momento no le ha pasado!

  • Escribe aquí tu comentario

    Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido relacionado con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. ACEPTAR

    Aviso de cookies