No soy una Drama Mamá
bebes compras Maternidad y embarazo puericultura

Elegir coche y sillita de paseo: la estética también cuenta

He escrito en alguna ocasión sobre la elección de carritos y sillitas de paseo para bebés y niños pequeños. Siempre he intentado dar una opinión real de las experiencias que yo tuve, que fueron muy buenas, y de las ventajas o desventajas de aquellos productos o marcas que usamos. Y lo hice desde el punto de vista de la funcionalidad, porque evidentemente es lo más importante, junto a la comodidad para el bebé y para los padres y junto a la durabilidad, porque en el caso de aquellos que teníamos claro que queríamos más de un hijo, es un factor importante a tener en cuenta. La verdad es que al final se juntan muchos factores a la hora de elegir el coche y silla de paseo: tipo de manillar, de plegado, la maniobrabilidad, el peso, si viajaremos o no con ella habitualmente… lo dicho, un montón de cosas a las que hay que sumar la estética.

Pues sí, para mí la estética tenía cierta relevancia, porque en esto también hay muchísima oferta y se ven modelos de todo tipo y colores muy variados. Yo tenía claro que quería un modelo relativamente clásico, pero sin irme a los carricoches antiguos, los veo con poca frecuencia y entiendo que se debe a que ocupan mucho espacio. La estética del carricoche en el que íbamos de bebés no me encajaba. Pero no quería irme a otros modelos modernos, en el que el chasis tiene una única “pata” como las sillas de oficina de ruedas, los veo un poco siderales.

carrito-beb

Este era un poco el estilo de carrito que buscaba.

Por otro lado está el tema del color, para bebés recién nacidos dicen que es mejor evitar los colores chillones, pero no sé qué hay de cierto en ello. La verdad es que no me gustan según qué tonalidades para los bebés en general, ni para la ropa ni para la decoración de la habitación ni para el carrito. Pero tampoco quería tonos claros por la faena de que que hay que lavar con frecuencia y se ensucian a veces con mirarlos. Vamos, que en nuestro primer carrito opté por el azul marino, que es bastante sufrido y tengo que decir que fue una elección acertada. Cierto es que para Gabriel, por aquello de cambiar, compré una capota en azul celeste. Y sí, he tenido que lavarla mucho más que la azul marina. ¿Tuvisteis en cuenta la estética?

14 Comentarios

  • Reply
    Mami esto está chuli
    24 octubre, 2016 at 7:39 am

    B. dias. Justo ese era y es mi carro. Lo he utilizado con los tres. Me gusto mucho por la estética que tiene y luego me resulto muy cómodo. Cuando lo compramos la capota era de un naranja no muy chillon. Con el mediano la cambie a azul y ahora con la peque se la je puesto todo negro. Yo también creo que la estética es importante pero siempre que resulte cómoda.

  • Reply
    Una mama mas
    24 octubre, 2016 at 8:01 am

    Pues si!… Si el carro te entra al final por los ojos! Que si, que todo lo de más está muy bien, pero si fuera feo o mejor dicho si no me hubiera gustado estéticamente no estaría entre nosotros. Otra cosa es que la estética sea la razón fundamental… Creo que ahí es donde se equivocan muchas veces.
    En mi caso dos amigas cometieron el error ese y a día de hoy una lo está pagando, porque el carro les duró lo justo, a menos del año pasaron a la silla paraguas porque los peques no les entraban bien, y todo por ahorrarse unos euros y que estéticamente les gustaba, pero no vieron las necesidades del carro en si.
    En mi carro la pena es que no se puede cambiar de colores el forro que trae… Pero yo tengo niños (como tú!) y me las apaño con el azul. Cuando el día de mañana vea las fotos sabré quién es quién de mis peques en el capazo por el año de la foto, mi cara de cansancio y la presencia del hermano! Jajajaja

  • Reply
    Irene
    24 octubre, 2016 at 9:22 am

    Hola!
    El que has puesto yo creo que era el mío. Yo lo que tenía claro es que no pensaba gastarme un pastizal en el carrito y quería que lo tuviera todo. Después de mucho mirar por internet, reduje la lista a dos y un día entré en una tienda cerca de mi pueblo y tenía justo uno de ellos, pero de la temporada anterior, con una gran rebaja. Así que ese cogí. Las tres piezas duraron para los dos, y luego lo vendí todo de segunda mano. Negocio redondo!!

  • Reply
    Una mamá muy feliz
    24 octubre, 2016 at 9:25 am

    Anda, pues claro, lo primero que miré fue que fuera un carro preciosísimoooooooo. Y lo era, ainsssss, azul como jaspeado y con detalles en piel blanca de bebecar. Ahí está guardado, espero que algún día vea la luz.

  • Reply
    El Baúl de Lucas
    24 octubre, 2016 at 9:46 am

    Pues para mí todo es cuestión de ir acotando:
    – Presupuesto (va en contra de mi religión gastarme 1000 euros en un carrito)
    – Funcionalidades (esencial que tenga lo que necesito)
    – Práctico
    Y de los que quedan una vez hecha la criba, el que más me guste, ou yea.

  • Reply
    mai
    24 octubre, 2016 at 1:37 pm

    Pues a mi me lo ofrecieron como regalo una amiga que ya no lo usaba y el coche estaba como nuevo. El modelo muy parecido al tuyo pero con ruedas todo terreno. El color muy bonito y sufrido. Marron oscuro con toques de espirales blancas. Sin lugar a dudas el que yo habria comprado. Le dije que si sin dudarlo y el peque ha ido como un rey en el modulo del cuco y ahora va tambien genial en el modulo normal. Lo unico que las ruedas ocupan un monton y una vez en el maletero de mi pobre 206 ya no cabe nada mas pero nos da mucha movilidad para poder ir a cualquier sitio con el

  • Reply
    mamaysuscosas
    24 octubre, 2016 at 2:31 pm

    Yo tuve en cuenta estética, funcionalidad y…que entrara en mi ascensor!! Vivo en una casa antigua de los años 40 y el ascensor es diminuto. El único carro que entraba de los que me gustaban era el Bugaoo Camaleon, así que a por ese que fuimos. La función que tiene de mover la barra de agarre era fundamental para una vez metido el carro en el ascensor, yo me pudiera meter también. Todavía lo uso porque mi nene aún tiene dos años y medio, y la verdad que no puedo hablar más que maravillas de mi carro. Bonito, cómodo y funcional. Mi modelo es gris con la capota beige. Y la capota se lava y se queda como nueva. El aluminio del carro también es muy bonito. Tiene una línea muy limpia que me encanta. Yo lo recomiendo sin duda. Un besazo!!

  • Reply
    Gema
    24 octubre, 2016 at 2:59 pm

    Yo me equivoqué de lleno con el cochecito del mayor. Ganó la estética a la comodidad y fue un error. Compré un Arrué y vaya trasto. Pesaba, ocupaba, no giraban las ruedas,.en cuanto pude compré una silla más ligera. Para la pequeña , ocho años despues, no lo use. Compré uno mucho más cómodo y que estéticamente también me gustaba. De los errores se aprende 😉

  • Reply
    creciendoconmicachorro
    24 octubre, 2016 at 7:23 pm

    Desde luego! Yo tenía claro que quería uno clásico por tamaño y por estética, porque sea dicho que cómodo para ellos es porque son anchos y largos pero es cierto que no son para andar metiendo y sacando del coche por ejemplo. Aun así somos de poco coche y lo compramos y enblanco!! Jaja precioso

  • Reply
    Ana
    25 octubre, 2016 at 2:10 am

    Yo quería un cochecito moderno, de fácil plegado y cesta grande y tenía clarísimo que no quería el que tiene todo el mundo.

  • Reply
    mamirecientecuenta
    25 octubre, 2016 at 11:08 am

    a nosotros nos prestaron el que tuvimos. Bueno y bonito (no digo barato porque no me costó un duro, pero barato no era). Problema, la funcionalidad al ir en un coche pequeño. El carro a ser dos piezas, teníamos que meter el chasis en el maletero (si se le podía llamar así) y el cuco conmigo delante, mientras mi marido viajaba detrás como podía al lado de la enana.
    Al final decidimos que era mejor buscar uno para nosotros tres (más coche) y nuestras necesidades. Misma marca, porque nos gusta, pero más pequeño, más versátil y cabe en casi cualquier sitio 🙂
    Saludos

  • Reply
    Diario de una mamá ingeniera
    26 octubre, 2016 at 7:07 am

    Yo no tomé en cuenta para nada la estética jajaja. Sólo uno que no fuera difícil de abrir y cerrar para llevarlo a todos lados sola con mi bebé.

  • Reply
    No sin mis patucos
    26 octubre, 2016 at 11:34 am

    Tuve en cuenta la estética totalmente. Vamos que fue lo único que tuve en cuenta. Ahora también te digo que después de ser madre no volvería a comprarlo porque bonito era requeteboníto pero poco manejable.

  • Reply
    juliaieloi
    27 octubre, 2016 at 10:22 am

    Nosotros tenemos mellizos y la cosa cambia (creo yo).
    El drama empieza en si eliges que vayan de lado o uno delante y otro detrás.
    Una vez escogido, busca marcas (tampoco hay tantas), busca precios (al final lo cogimos de segunda mano) y en nuestro caso que fuera práctico.

  • Escribe aquí tu comentario

    Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido relacionado con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. ACEPTAR

    Aviso de cookies