No soy una Drama Mamá
colegio niños Sin categoría

Acoso escolar: cuando no “son cosas de niños”

Quiero agradecer a Carmen que me haya cedido este espacio para compartir con vosotros algunas inquietudes que me han surgido con mi nuevo trabajo. Me llamo Cristina Arias y soy periodista. Llevo un mes inmersa en un proyecto fascinante y a veces aterrador: un documental sobre el acoso escolar. Le decía a Carmen que es un tema que, salvo que te toque personalmente, o coincida con una tragedia como el suicidio de un adolescente, normalmente no se trata. Ni en los medios ni en los corrillos de madres a la salida del colegio ni, mucho menos, ahora en las piscinas.

Sin embargo, es algo sobre lo que habría que hablar, y mucho, en todo tipo de foros. Porque cada año hay miles de niños en España que sufren acoso escolar. Porque es algo que existe en todos los colegios. Porque no discrimina entre niños con problemas previos y niños perfectamente “normales”. Porque hay niños que lo sufren durante años en silencio. Porque las secuelas que deja en las víctimas son más graves y más duraderas que las que deja el abuso por parte de un adulto. Increíble, ¿no? Pues es así.

El acoso escolar tiene muchas caras. Algunos, al oír la palabra acoso, piensan en actos violentos y muy graves; no es así necesariamente. Y, sobre todo, no es así desde el principio. El acoso escolar es una pequeña bola de nieve. Empieza, por ejemplo, con unas risas a costa de un compañero de clase que se ha manchado en un lugar inoportuno de su ropa. Al día siguiente al llegar a clase uno desde la última fila le llama “meón” y todos se ríen; es algo inocente, “cosas de niños”. Sin embargo, al salir al patio en el recreo, uno se anima y le pone la zancadilla. Varios chavales hacen un círculo para reírse del que está en el suelo y corean “meón, meón, meón”. Muchos miran con una sonrisa en la cara, otros miran sabiendo que eso está mal pero callan. Así, en un par de días o semanas, el pobre chico de la mancha se ha convertido en la diana de las burlas de la clase. En poco tiempo, todos sus compañeros han “aprendido” que ése es su papel y el grupo entero lo asimila con la misma facilidad con que asimilan el nombre de la nueva profesora de inglés. Esa bola de nieve ya va colina abajo creciendo sin parar.

acoso-escolar--644x362

¿Cómo saber si nuestro hijo sufre acoso escolar? Hay que estar atento si observamos cosas como cambios de humor, irritabilidad o tristeza. Si empieza a tener problemas para dormir o sufre pesadillas. Si le falta apetito o come compulsivamente. También se dan dolores de tipo somático: dolor de cabeza o de estómago sin causa aparente. Y lo más importante, estar atento si vuelve del cole con golpes o rasguños de manera frecuente y lo achaca siempre a que se cae.

¿Qué hacer si sospechamos que nuestro hijo es víctima de acoso? No culpabilizarnos y no culpabilizarle. Lo más importante es crear un clima de confianza, tiene que saber que vamos a creer todo lo que nos cuente y que vamos a apoyarle en todo. Eso de “hay que hacerse fuerte” puede servir para ayudarle a convivir con determinadas frustraciones, pero no si le están acosando. Es duro para los padres reconocer que su hijo está siendo víctima de acoso, pero hay que tener siempre en cuenta que lo más importante no es cómo me siento yo sino cómo se siente él. Hay que ayudarle, darle herramientas para que la situación no le supere. Reafirmarle en sus virtudes y sus posibilidades. Tiene que saber que somos su mayor apoyo.

El siguiente paso es hablar con su tutor, contarle lo que venimos observando y pedirle que esté más pendiente de nuestro hijo, sobre todo en los espacios comunes como el patio o los pasillos. En muchos casos nos encontraremos con que el colegio no reconoce que se trata de una situación de acoso. Erróneamente creen que les afectará negativamente cuando, en realidad, si toman las medidas adecuadas, lo más probable es que lo solucionen. Si lo hacen, los padres confiarán en ese colegio y lo recomendarán. Como he dicho, pasa en todos los colegios.

ACOSOESCOLAR

Es importante saber que el acoso escolar no es uno contra uno, es uno contra el grupo. Por lo tanto la intervención para corregir la situación ha de hacerse con toda la clase. Tanto el que insulta como el que mira y calla son responsables del sufrimiento de la víctima así que hay que cambiar la actitud de todo el grupo frente al acoso. Hace años, cuando a una mujer le daban una paliza en casa, la gente decía “son cosas de pareja y no hay que meterse”. Hoy a nadie se le ocurre justificar así semejante barbaridad. Es hora de que cambiemos nuestra manera de ver y hablar de las cosas que pasan en los colegios.

No todo lo que pasa en los coles e institutos “es cosa de niños”. Que haya miles de niños y adolescentes con miedo a ir al colegio día tras día es escalofriante. Que haya chicos que piensan que es mejor quitarse la vida que volver a clase es escalofriante. Y que las instituciones y algunos profesionales de la educación digan que es culpa de la falta de medios es indignante. Por eso hay que hablar del acoso escolar, porque nuestro futuro está hoy en la escuela, y, si no lo remediamos, muchos serán adultos con problemas de depresión y otros muchos serán delincuentes o abusones de por vida. ¿Creéis que no se habla lo suficiente de este tema?, ¿que mucha gente le quita importancia?, ¿que los centros se desentienden?

investigacion.acoso.escolar@gmail.com

37 Comentarios

  • Reply
    Piezecitos
    2 julio, 2015 at 9:26 am

    Cristina, es muy interesante de lo que hablas. La verdad que yo durante un tiempo sufrí acoso escolar por algo que hizo mi padre…algo que nunca entenderé, porque una niña de 8 años debe pagar por lo que hace su padre? Pues parece que ese algo se quedó muy grabado en la mente de uno de mi clase y me hacía la vida imposible! Por suerte tuve muchísimo apoyo de mi tutora, cosa que agradezco muchisimo! Y también por suerte, yo nunca me callé y gracias a la relación que tenía con mi madre que le explicaba todo también le conté esto! Así que puedo decir que no fue muy duradero ni que causó secuelas en mi, pero si que recuerdo que fueron tiempos muy feos en el colegio y eso que a mi me encantaba ir a clase!!!

    ME alegro de que se hable de este tema abiertamente! Comparto!! 🙂

    • Reply
      periodistainvestigacion
      2 julio, 2015 at 10:25 am

      La verdad es que sí tuviste suerte. El apoyo de los padres es fundamental, así como la vigilancia por parte de profesores y tutores. El problema es que es muy frecuente que los niños no se atrevan a contarlo por miedo a que la situación empeore. Hay que fomentar en casa la confianza, preguntar siempre a nuestros hijos qué tal les va en el cole, si tienen amigos, a qué juegan en el recreo, con quién… La comunicación es fundamental. Gracias por contar tu experiencia!

    • Reply
      nosoyunadramamama
      2 julio, 2015 at 4:51 pm

      jo, menos mal que en tu caso tuviste ese apoyo, es que sino se hace muy duro!!

  • Reply
    pequeboom
    2 julio, 2015 at 9:29 am

    Es aterrador, sobrecogedor, y un tema que me da muchísimo miedo, de hecho teníamos decidido un nombre para el peque y lo voy a cambiar por temor a que sufra en el cole, no te digo más, creo que la crueldad a la que se está llegando es increíble y no voy a ayudar a ello con mi propio hijo.
    Creo que en los colegios se tiende a mirar para otro lado y que los medios cada vez son más escasos.

    • Reply
      periodistainvestigacion
      2 julio, 2015 at 10:30 am

      Todo lo que puede afectar a nuestros hijos negativamente es aterrador. Sin embargo te animo a que seas un poco más optimista. Mi idea no es que os asustéis, sino que se hable del tema para que la gente se conciencie de la importancia de hacer de las escuelas un lugar feliz para nuestros hijos y no un tormento.
      Es verdad que en los colegios se tiende a relativizar las situaciones y que no siempre cuentan con todos los medios, pero no hay que poner excusas, hay que esforzarse. La responsabilidad de los centros es cuidar, formar y enseñar a nuestros hijos, y eso es lo que hay que exigirles, con independencia de todo lo demás.

  • Reply
    Una mamá muy feliz
    2 julio, 2015 at 9:32 am

    Uffff este tema me pone los pelos de punta. Muchísimas gracias por hablar e informar sobre ello.

    • Reply
      nosoyunadramamama
      2 julio, 2015 at 4:54 pm

      tremendo!!! a mí da pánico que mis hijos lo vivan! y también que puedan llegar a hacerlo ellos…

  • Reply
    Tatiana
    2 julio, 2015 at 11:00 am

    Me alegro que se empiece a hablar abiertamente de un tema tan importante. Me dan escalofríos solo de pensar que a cualquiera de nosotros nos pueda pasar esto. Muchas gracias por los consejos y esperemos no tener que vivirlo cerca y que estas situaciones lleguen a erradicarse con control de padres, alumnos y colegios.

    • Reply
      nosoyunadramamama
      2 julio, 2015 at 4:55 pm

      ojalá no tengamos que vivirlo! pero hay que estar alerta, por nuestros hijos y por los demás niños… hay que dejar de pensar que algunas cosas son normales!

  • Reply
    periodistainvestigacion
    2 julio, 2015 at 11:15 am

    Lamentablemente nadie puede estar seguro de librarse de que algo así le suceda. Sin embargo, todos podemos poner nuestro granito de arena. Hay que hablar del tema, hay que interesarse por cómo pasan el tiempo los menores, hay que darles voz, escucharles como si de un adulto se tratara, porque son personas.
    Lo ideal sería que en todos los colegios hubiera planes preventivos. Esto se hace en Finlandia con muchísimo éxito. Es un programa que se llama KIVA. Consiste dar charlas formativas en distintos cursos y en formar a alumnos tutores que se encargarán de vigilar y ayudar a los chicos con problemas de acoso. En España hay asociaciones que ofrecen este tipo de cursos a los colegios. También están los agentes de participación ciudadana de la Policía Nacional, que recorren colegios e institutos dando charlas preventivas.
    Como padres, lo que podemos hacer, además de mantener una buena comunicación con nuestros hijos, es asegurarnos de que en su colegio se toman medidas preventivas. Eso sí está en nuestra mano, y es nuestra responsabilidad saberlo y fomentarlo. A través de las asociaciones de padres, por ejemplo. Llevad este debate a vuestros colegios y exigid planes preventivos ante el acoso escolar. Quizá que los tengan o no debería ser un factor decisivo a la hora de elegir centro educativo para nuestros hijos.

  • Reply
    Norgwinid
    2 julio, 2015 at 11:18 am

    No hay nada peor que ir a clase con miedo. Yo llegué a tener dolores de estómago inexplicables, derivados del pavor que sentía de encontrarme con mis compañeros de clase. Durante mucho tiempo me hicieron el vacío o se burlaron de mi por un motivo u otro (recuerdo especialmente el comentario de una chica, que me dijo -palabras textuales-: eres tan fea que nunca te va a querer nadie. Y esto con 15 o 16 años). Al final sólo lo superé cuando aprendí a pasar de todo, a aislarme de comentarios y malos gestos y a vivir al margen de todos aquellos que se disfrutaban riéndose de mi. En cuanto dejé de sufrir, dejaron de acosarme, qué curioso. Eso sí, tuve la autoestima por los suelos muchos años y ahora pienso que si hubiese pedido ayuda me habría ahorrado muchos dolores de cabeza. Yo espero que mis hijas no tengan que pasar por algo así, que el cole y el instituto sean espacios felices para ellas, como lo es ahora la guarde y estar super atenta a cualquier síntoma que me indique que algo va mal. Gracias por el post y suerte con el documental!

    • Reply
      periodistainvestigacion
      2 julio, 2015 at 11:49 am

      Es muy interesante lo que comentas: “En cuanto dejé de sufrir, dejaron de acosarme”. A eso me refería cuando hablaba de dar herramientas a nuestros hijos para que sepan manejar las emociones que les provocan los actos de los demás.
      Tengamos en cuenta que los que acosan también son niños, y en la mayoría de los casos no son conscientes del daño que hacen. Ellos también necesitan ayuda. Son niños que sólo saben relacionarse con los demás chicos desde posiciones de poder, y eso también les pasará factura a ellos. Son chicos que se reafirman cuando los demás les ríen las gracias. La sensación de poder en el ser humano es tan potente y tan adictiva como pocas. Y los niños no son inmunes a ella. Por eso, cuando sus actos no les reportan esa sensación de poder cambian de actitud. De ahí también la importancia de los espectadores, de intervenir en todo el grupo y explicarles que mirar y callar no está bien. Hay que enseñar a nuestros hijos la importancia de la empatía, del respeto al diferente, de la solidaridad con el débil. Si conseguimos que los testigos den la voz de alarma, sabiendo que eso no los convierte en “chivatos”, habremos dado un paso de gigante contra el acoso escolar. Gracias por tu comentario.

    • Reply
      nosoyunadramamama
      2 julio, 2015 at 11:04 pm

      ufff, lo tuviste que pasar fatal!!! a ver, que a todos nos han dicho alguna vez lo de fea, gafotas o gorda (yo tuve una época en la que estaba rellenita y mis hermanos eran los primeros que llamaban gordi como yo llamaba cabezón a uno de ellos) pero nunca cebándonos sino que cuando te enfadabas lo soltabas y punto… Pero claro, del típico insulto en una discusión (que ahora siendo mayor lo veo fatal) a estigmatizar a alguien por algo, hay un salto. El problema es que las generaciones de ahora vienen más potentes, y están las rrss…
      Es alucinante lo que cuentas de que en el momento en que dejaste de sufrir, dejaron de hacerlo… eso demuestra claramente la intencionalidad del hecho, de querer sentirse superiores a través de la fuerza… tremendo!

  • Reply
    mamapuede
    2 julio, 2015 at 12:14 pm

    Como me ha gustado este post!

    Es algo que me aterra pensar, de verdad que me agobia que cuándo empiece el cole mi hijo sufra acoso escolar ó que él sea el acosador.
    Creo que es necesaria más información, reuniones de los profesores con los padres para hablar exclusivamente de esto… Cómo digo es algo que me preocupa muchísimo

    • Reply
      periodistainvestigacion
      2 julio, 2015 at 12:51 pm

      Me alegro mucho de ver que es un tema que despierta interés y preocupación, porque se trata de algo muy serio y mucho más frecuente de lo que pensamos.
      Para el que esté interesado, puedo recomendaros guías y asociaciones dedicadas a esto. Podéis contactar conmigo a través de mi email:
      investigacion.acoso.escolar@gmail.com

  • Reply
    marigem
    2 julio, 2015 at 12:39 pm

    Hola. Yo siempre tuve miedo a que les pasara a mis hijos, afortunadamente han crecido y no les ha ocurrido, aunque en la clase de mi hijo pequeño se dio un caso, pero algunos niños, entre ellos el mío hablaron con la madre del niño acosado y la tutora y se solucionó, aunque no de un día para otro ni mucho menos.
    Aquí en Gijón, hace algo más de un año una niña se suicidó por acoso, se tiró por un acantilado que cada vez que paso al lado pienso en lo solita que se tuvo que sentir, y el colegio era consciente del tema.
    Un besito y un artículo muy interesante.

    • Reply
      nosoyunadramamama
      2 julio, 2015 at 11:05 pm

      El caso de Carla fue tremendo!!! porque el hecho de que el centro conociera el problema y no hiciera nada es indignante…qué pena, por dios!!

  • Reply
    periodistainvestigacion
    2 julio, 2015 at 1:01 pm

    Hablas del caso de Carla Díaz. Es increíble que una niña e 14 años no encuentre otra salida que tirarse por un acantilado. Una tragedia, pero no ha sido la única. Ha habido más casos de suicidios en adolescentes víctimas de bullying. Y, como dices, el colegio era consciente del problema.
    Por eso es tan importante que los centros escolares se impliquen y no relativicen estos problemas. Nunca sabemos hasta qué punto una situación está afectando gravemente a un menor. La madre de Carla cuenta que su hija se hacía la fuerte cuando ella le preguntaba al respecto. Muchas veces nuestros hijos tienden a protegernos para que no suframos.
    Me pregunto qué habría pasado si en ese colegio se hubieran decidido por explicar a las compañeras de Carla las posibles consecuencias de lo que estaban haciendo. Hoy el caso está en los tribunales
    Gracias por tu comentario

  • Reply
    mama24horas
    2 julio, 2015 at 3:53 pm

    Los pelos de punta, de verdad….. Es algo en lo que, por la edad de mi hija, todavía no había pensado, salvo como comentas, cuando hay alguna de esas noticias escalofriantes….
    Cuando iba al cole, las típicas bromas desagradables, los motes y demás, ya hacían bastante daño, sin llegar a ser un acoso continuo ni nada parecido.
    No me quiero imaginar lo que llegan a sufrir los niñ@s cuando es algo de rutina diaria en su vida.
    Y no, no se habla lo suficiente del tema.
    Importancia creo que si se le da, pero como he comentado, cuando hay malas noticias….
    Gracias por el post!!!!!

    • Reply
      nosoyunadramamama
      2 julio, 2015 at 11:11 pm

      Claro, en todas las clases siempre ha habido alguien que ha sido objeto de algunos calificativos pero que se quedaban en eso, en alguna burla puntual…y aún así, ahora lo pienso y creo que teníamos que haber sido más contundentes cuando eso se pasaba. Pero de ahí a aislar a alguien, a burlarse reiteradamente, a agredir…eso yo no lo ví jamás y sé que no lo hubiera dejado pasar y que se lo hubiera contado a algún profesor….
      Debe ser terrible, te juro q a mí me da algo si le pasa a uno de mis hijos… Y vamos, si alguno de mis hijos lo hiciera, arde Troya!

  • Reply
    Eva
    2 julio, 2015 at 4:21 pm

    Un post muy interesante!! Como maestra creo que falta información y formación para gestionar estos casos, debería estar presente desde la facultad.

    • Reply
      nosoyunadramamama
      2 julio, 2015 at 11:14 pm

      Completamente de acuerdo!!! Es fundamental el papel de los profesores!

  • Reply
    Paloma Iraizoz
    2 julio, 2015 at 4:54 pm

    Muy interesante, sí. También debería hacerse hincapié en cómo reaccionar si tu hijo es el que está acosando a otros, dar pautas a sus padres para cambiar esa actitud, que no puede acabar en nada positivo

    • Reply
      nosoyunadramamama
      2 julio, 2015 at 11:15 pm

      Pues sí, porque yo pienso en que mi hijo pudiese estar acosando a otro niño y lo único que se me ocurre es echarle una buena bronca y castigarle y quizás la solución no sea ésa!

  • Reply
    No sin mis patucos
    2 julio, 2015 at 10:01 pm

    Me da pánico pensar que mis hijos sufran acoso escolar pero el mismo pánico me da que se convirtieran en acosadores.
    Es un tema muy complicado pero creo que es fundamental que todos nos impliquemos y que eduquemos a nuestros hijos en la justicia y el respeto. Toda la vida oigo a padres y profesores decir a los niños que no hay que ser chivatos pero yo tengo clarísimo que quiero que mis hijos sean chivatos y si ven una injusticia informen a un mayor. Mirando hacia otro lado no se ayuda.
    Un beso Cristina y Carmen

    • Reply
      nosoyunadramamama
      2 julio, 2015 at 11:18 pm

      desde luego!!! yo pienso en que alguno de mis hijos lo hiciera y no sé cómo reaccionaría, sería tal el disgusto y la impotencia! Vamos, Alfonso a veces me dice que no sé quién le pega (ojo, que él tamb devuelve, ehhh) y que no le dice nada la profe y yo le insisto en que cuando algún compañero hace algo mal, tiene que ir a decírselo a quien esté al cargo en ese momento! Un besin

  • Reply
    marifififi
    2 julio, 2015 at 10:30 pm

    Este tema me da pánico. Muchísimas gracias por las indicaciones y por compartir tus conocimientos. Mi hija es pequeña pero este año ya empieza el cole y si que es un tema que me preocupa, tanto el que sea acosada como acosadora así que estaré alerta. Besicos

  • Reply
    ana
    2 julio, 2015 at 10:32 pm

    Es un tema que me horroriza.Ojala nadie tuviera que pasar por eso.Que acosen a un hijo tuyo es aterrador,pero que tu hijo sea el que acosa es terrible también,si los padres son concientes de lo que hace su hijo ,claro, porque habrá de todo,y habrá padres que nieguen lo evidente.

  • Reply
    Laura
    3 julio, 2015 at 1:14 am

    Muy buen post, lo del acoso es algo que ha existido toda la vida. En mi epoca del colegio lo vivi, habia un par de niñas que me amargaban la existencia hasta que un día me arte y le di un mordisco a una de ellas cuando vino a tirarme de la coleta como todos días ¡encima acabe castigada! Pero desde ese día me respetaban, dejaron de insultarme, vieron que no era tan poca cosa como querian hacerme ver y yo también lo vi, vi que no era menos que nadie y empece a valorarme. Ojala todos los que sufren acoso algún día vean lo que valen y se lo hagan saber a sus agresores. Mas información sobre estas cosas tendrían que ofrecer a los padres en todos los colegios.

  • Reply
    Planeando ser padres
    3 julio, 2015 at 8:22 am

    Creo que todos los que tenemos bebés vivimos con este miedo, aunque yo me debato entre el temor a que acosen a mi bichilla y el de que sea ella la acosadora, como tiene ese pronto tan malo y ese tamaño descomunal… en cualquier caso, no puedo entender por qué los colegios no adoptan medidas contra los agresores y para proteger a las víctimas. ¿Desde cuándo ignorar un problema se considera una solución?

  • Reply
    Cuando Eli
    6 julio, 2015 at 6:07 am

    Wow da miedo el tema por eso de que nuestros hijos puedan estar involucrados de una manera u otra, excelente tema y recomendaciones

  • Reply
    teresagposada
    6 julio, 2015 at 10:50 am

    Mi sobrino tuvo un problema bastante gordo de acoso escolar y su madre ni corta ni perezosa como vio q no le daban ninguna solución en el colegio, por cierto era privado donde se tiende a hacer caso de los padres, espero a un cumpleaños. Cogio a la mama del cabecilla al niño en cuestión a mi sobrino y ella y se sentaron a hablar y fue todo mucho mejor evidentemente no se soluciono de un día para otro pero las cosas cambiaron y eso fue gracias a sentarse a charlar. Claro q la madre del niño era razonable….

  • Reply
    srajumbo
    7 julio, 2015 at 5:38 pm

    Me parece un post de lo mas útil, tanto para prevenir el acoso con tu hijo, como para prevenir que sea tu hijo el que acose. Debemos concienciarnos y educarlos a ellos para que no lo hagan, ni lo oculten si se lo hacen. Yo por ese lado estoy tranquila porque en su cole son 11 niños en total, pero llegará un día en el que vaya al instituto donde son mas, y allí si que puede ocurrir, así que no está de mas estar informado.

  • Reply
    cristiguadalupe5
    13 agosto, 2015 at 8:04 pm

    Reblogueó esto en Cristina Guadalupe.

  • Reply
    emilia
    18 agosto, 2015 at 11:25 am

    Quisiera ponerme en contacto con la periodista que está haciendo el documental sobre acoso escolar. Mi email es hannunna@msn.com

  • Reply
    Luisa
    20 enero, 2016 at 10:34 pm

    Es un tema que deberíamos tratar con más frecuencia… Cada vez se están dando más casos de acoso escolar.
    En los colegios deberían hablar con los niños del acoso escolar y sus consecuencias .
    Nosotros como padres también hablar del tema con nuestros hijos con más frecuencia y preguntar si hay algún compañero que sufre alguna burla o está solo… No entiendo cómo hay profesores que dicen que NO SE ENTERAN !! Creo que los profesores que están seis horas diarias deben observar más a los niños … Es un horror que niños vivan diariamente estos sufrimientos…

  • Escribe aquí tu comentario

    Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido relacionado con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. ACEPTAR

    Aviso de cookies