Primera vez en la nieve

Una nunca se imagina llevando a un bebé a la nieve, y menos si lo del invierno y abrigarse hasta las orejas no va contigo. Pero la vida es así y Rafa y yo tenemos que adaptarnos a los planes de Alfonso. Y claro, el pobre aún no había pisado la nieve en su vida. Y es que a nivel del mar rara vez vemos algún copo blanco, por mucho que sea el norte del país y por abajo penséis que aquí hace un frío del carajo. La primera vez que vio la nieve tenía 2 meses (obviamente ni la pisó ni la tocó) y fue en Pamplona. Nosotros íbamos de boda. Bueno, pues a lo que íbamos. El lunes, que fue fiesta en Asturias, nos fuimos con los peques a Pajares. Y la verdad es que fue un planazo y Alfonso estaba feliz. A mi marido le entró mono de esquí (desde que es padre no huele una pista) y sé que ahora está deseando que sus hijos esquíen. Ya os digo yo que, si salen a mí (espero que no), apenas les verá hacer ejercicio. Soy extremadamente vaga para eso, es culpa de los genes de mi madre … Sigue leyendo Primera vez en la nieve