No soy una Drama Mamá
crianza Maternidad y embarazo Uncategorized

Sobresaltos a diario

Cuando eres madre tienes que estar preparada para sustos, no queda más remedio. Los niños se caen, se ponen enfermos, les sube la fiebre, desaparecen unos segundos de tu vista, quieren saltar a la carretera… en fin, hay demasiados peligros a su alrededor.

La última vez que estuvimos en Urgencias fue con Alfonso porque mi marido le dislocó el hombro. El niño, que entonces acababa de cumplir dos años, se puso a correr como un loco en dirección a la carretera, así que su padre le agarró como buenamente pudo para evitar que se lanzara. Desde que empiezan a andar hasta que tienen dos años y medio o tres no son conscientes de ningún riesgo, así no queda más remedio que poner los cinco sentidos en ellos y, aún así, los sobresaltos están asegurados.

niño bebé caída
Alfonso, con casi año y medio, en pleno Carnaval y tras varias porrazos (chichón en la frente, herida en la nariz y moratón en el pómulo)

También están los deslices en escaleras; en una ocasión casi tenemos que pasar por el hospital ya que Alfonso tropezó y se dio de bruces contra un peldaño de piedra con un canto muy afilado. A la orden del día están también las caídas de motos, triciclos y bicis. Por ahora no ha entrado una bicicleta en casa, pero llegará y habrá sustos, no me cabe ninguna duda.

SAM_7013
La última caída de Alfonso fue esta misma semana. Os podéis imaginar el tortazo que se dio por culpa de su moto y de una cuesta.

No os autoflageleis si se caen cuando son bebés. Ya sé que es evitable pero todas podemos tener algún despiste, somos humanas. Rafa se cayó al suelo con sólo dos meses al no estar bien enganchada la hamaquita donde le había puesto. Y Alfonso, con año y medio, se cayó del cambiador mientras le ponía el pantalón; al estar el niño de pie, se apoyó sobre la pared, las ruedas del cambiador no tenían los frenos puestos y se desplazó. Obviamente, el niño se fue al suelo.

Resumiendo, hay cosas que son inevitables. No puedes evitar que se caigan de un tobogán o que se den un golpe contra la mesa del salón porque simplemente no puedes impedir que jueguen, que corran o que investiguen el mundo que les rodea. Estos dos años me he dado cuenta de que los niños son de goma. No hace falta decir que hay que tener cierto sentido común para alejar determinados objetos o productos de los niños, hay cosas que sí se pueden prevenir.

Sin comentarios

  • Reply
    Jenny
    23 Mayo, 2013 at 3:44 pm

    En una ocasión, cogí en cuello a mi sobrina mayor, y lo típico de tirarlos para arriba, que les gusta a todos los niños, lo había hecho varias veces, pero esta vez, lo hice debajo del marco de la puerta de la cocina.. La pobre se llevó un viaje.. y yo con una cara.. porque no me dí ni cuenta de donde estábamos.. Pero afortunadamente, sólo fue un chichón cuando podía a ver sido mucho peor. Besos!!

    • Reply
      carmendegijon
      23 Mayo, 2013 at 5:42 pm

      jajaja, es que me estoy acordando que mi cuñado hizo lo mismo con mi sobrina y le dio a la pobre niña contra una lámpara…por suerte, la mayoría de las veces se queda en eso, en un susto… Y hoy mismo vi a un bebé de nueve meses pegarse un golpe contra el suelo de narices!!!así q pasa muchas veces.. besosss

    Escribe aquí tu comentario

    Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido relacionado con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. ACEPTAR

    Aviso de cookies