No soy una Drama Mamá
Uncategorized

Aquellos maravillosos años…

¡Qué tiempos aquellos en los que entraba y salía de casa a cualquier hora! Una época en la que surgía un plan y lo hacía sin importar nada más que los ahorros de los que disponía; un tiempo en el que me llamaba una amiga y a los diez minutos estaba en la cafetería donde nos habíamos citado para ponernos al día de nuestras cosas. Esos años en los que hacía algo de deporte, en los que me plantaba en la playa cuando salía un rayo de sol, en los que me probaba la ropa en las tiendas…

maquillaje
Esa época en la que podías acicalarte durante horas.

Recuerdo cuando pasaba un fin de semana reunida con un grupo de amigos y nos daban las seis de la mañana resolviendo el mundo y tomando unas copas sin pensar en la hora a la que nos íbamos a levantar al día siguiente. Y cómo no, esa época en la que me llamaban de una empresa en Madrid y al día siguiente estaba allí para buscar un piso de alquiler donde vivir una temporada.

carmin de la pola
Carmín de la Pola, fiesta asturiana a la que fui muchos años.

Se acabó el quedar con una amiga media hora después de llamarla, necesitas por los menos que te cite el día anterior. Si llevas a los niños, hay que preparar meriendas, coger unos juguetes para que no desmonten la cafetería y llegar al sitio con los dos peques te lleva algo más de tiempo que ir solita con tu bolso. Y si no los llevas, tienes que encontrar a algún alma caritativa que se quede con ellos.

CIMG0580
También viajaba para ver a Bon Jovi.

Se acabó el pasarte la noche de copas. A la mañana siguiente tus hijos tienen la misma energía que todos los días y tú estás en un estado de agotamiento (incluso de resaca) que no es nada saludable. Lo interesante es dejarlos en casa de los abuelos para que a la mañana siguiente se encarguen también ellos de los biberones. Y claro, eso sólo se puede hacer de vez en cuando.

A la playa con todos los bártulos sólo se va si tienes el sol asegurado, esto sólo lo podéis entender si conocéis el norte. La lluvia ya me ha pillado unas cuantas veces en la playa. Hace tiempo que no hago otro deporte que no sea empujar de un carrito y ya no sé cómo son los probadores de las tiendas… es más, hace tiempo que no entro en tiendas como Blanco o Pull&Bear porque tienen escaleras y no hay ascensor…

de tiendas compras
Cuando se hacía de noche después de ir de compras por Madrid.

Desde que tengo hijos, mi vida es más complicada, estresante y cansada. No puedo negar que disfruté mucho de mi independencia, pero ahora que no la tengo, soy muchísimo más feliz.

Sin comentarios

  • Reply
    nuria
    21 mayo, 2013 at 1:12 pm

    Como te entiendo en todo…yo ya me compro la ropa y me la pruebo en casa cuando están los peques dormidos.y lo de tomar unas copas y al día siguiente levantarse a las 8 para correr,como que no compensa.Nunca he organizado tantas cenas en casa como en los últimos años. Y pese a esto y mucho más, Feliz Feliz.besos guapa

    • Reply
      carmendegijon
      21 mayo, 2013 at 2:15 pm

      Ya se sabe, sarna con gusto no pica!!!!! yo ando todo el día para arriba y para abajo, pero como bien digo, soy tremendamente feliz!!! un besín

  • Reply
    ana
    21 mayo, 2013 at 1:49 pm

    Aaaayyyy por eso yo me lo estoy pensando tanto!!!!!!!

    • Reply
      carmendegijon
      21 mayo, 2013 at 2:16 pm

      No te lo pienses por el tema de la independencia, compensa!!!! Sólo con verles sonreír, cualquier cansancio e incomodidad se olvida!!!

    Escribe aquí tu comentario

    Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido relacionado con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. ACEPTAR

    Aviso de cookies